Information Casa San Blas Cusco
Ubicación de Hotel Boutique Casa San Blas Cusco Contáctese con Casa San Blas Cusco

Book Now Casa San Blas Cusco 20 % descuento

 
Reservando con nosotros, le ofrecemos de cortesía los traslados desde y hacia el aeropuerto de Cusco
Testimonios de Hotel Boutique Casa San Blas Cusco Galería de Hotel Boutique Casa San Blas Cusco

COSTUMBRES, DANZAS, JUEGOS Y LA ALGARABÍA DE LOS CARNAVALES CUSQUEÑOS O LA FIESTA DEL “QOSQO PUKLLAY”


Los carnavales se traducen en una fiesta que vino a nuestro país con la época de la Colonia. Se manifiesta en eventos de mucho colorido en donde el agua y la alegría siempre se encuentran presentes. Cada región, provincia y distrito de nuestro Perú tiene su forma de celebrarlos y en el Cusco las tradiciones andinas se mezclan con esta fiesta traída de occidente.
La fiesta del Carnaval cusqueño se presenta con una fecha movible en el calendario, y por lo general se celebra entre los meses de febrero y marzo. Dos semanas antes de la fecha central de los carnavales; la tradición de los pueblos y distintas comunidades del Perú; en plazas, calles populares y familias con costumbres fuertemente arraigadas a costumbres y tradiciones; festejan con alegría a los “Compadres” y las “Comadres”. En medio de una celebración bastante original, las familias cusqueñas viven la fiesta entre la alegría, abrazo fraterno y el jolgorio de las comadres que van de visita a los compadres (entre vecinos de los barrios populares, familias, etc.) quienes son agasajados y satirizados por las comadres mujeres.

  

El carnaval cusqueño es también llamado “Qosqo Pukllay” en el idioma quechua, que traducido al castellano significa “Cusco que juega”. Es una de las fiestas más representativas, atractivas y alegres del calendario cusqueño entre los primeros meses del año; que tiene como escenarios la ciudad y las comunidades campesinas.
Es una fiesta que se inicia con el período de la cuaresma cristiana (40 días antes de la pascua como tiempo de preparación) en el miércoles de ceniza y teniendo como sus componente básicos el jueves de compadres, el jueves de comadres, el domingo de fiesta y el “kacharpari”.
Se piensa que el origen del carnaval se remota a las fiestas paganas que antiguamente se realizaban en honor al toro “Apis” en Egipto”, a “Baco” en Grecia, desde donde se expandió la costumbre por Europa; siendo trasladada hacia América por los navegantes españoles y portugueses a partir del siglo XV.

  

En el campo o zonas rurales; los carnavales se instauraron posiblemente para estigmatizar y reemplazar el “Hatun Poqoy”, celebración de los ayllus de origen inca, cuando ofrecían a la “Pachamama” o “Madre Tierra”, ofrendas en agradecimiento a la maduración temprana de los frutos de la tierra que aseguraba su alimentación. De aquí proviene la tradición de la fiesta de la “Yunsa”, que consiste en la danza y el derribamiento de un árbol adornado en sus ramas con regalos y serpentina de papel de muchos colores, árbol que con un hacha se va cortando de a poco, entre tanto los pobladores de las comunidades que celebran la fiesta, van danzando eufóricos y alegremente para tomar los regalos del árbol.
Durante la fiesta de los compadres y seguido de las comadres; se conservan añejas costumbres populares; tal es así que en medio de las calles de los barrio y vecindades más populares, las familias cuelgan en las columnas de alumbrado público; enormes muñecos hechos de trapos de desperdicio; los mismos que están representados en personajes grotescos, que satirizan al poblador o al vecino de una de las tantas calles del Cusco. Éste interesante hecho se manifiesta en una actividad entendida como un antiguo mecanismo de control social, entre los pobladores de una comunidad.
La característica particular de esta fiesta está puesta en el hecho de que los pobladores cusqueños han cristianizado la “fiesta pagana”, incorporándole elementos de la cultura andina. De esta manera por ejemplo en el barrio de San Cristobal, en el Cusco, los vecinos y ex mayordomos de la fiesta del Corpus Christi, han convertido en sus respetuosos compadres de carnaval, a sus santos patronos: San Cristóbal, San José y San Antonio. Por otro lado en los barrios de San Pedro y en el distrito de Santiago; las mujeres con contagiosa alegría festejan como sus comadres; a la Vírgenes patronas de sus parroquias: Almudena, Belén, Purificada, Nieves y Asunción.

  

La fiesta central del carnaval cusqueños se celebra el domingo del pasacalle, y una semana después el “kacharpari” o “remate de carnavales”; ambas son llevadas a cabo en la Plaza Mayor mientras se consume la deliciosa gastronomía local con la presentación del platillo típico de la temporada, el “puchero” o “timpu”, elaborado en base a la carne de res o de cordero, frutos, granos, legumbres y tubérculos de la región; cocidos al vapor; que se convierte en un plato representativo y muy solicitado durante la fiesta.