Information Casa San Blas Cusco
Ubicación de Hotel Boutique Casa San Blas Cusco Contáctese con Casa San Blas Cusco

Book Now Casa San Blas Cusco 20 % descuento

 
Reservando con nosotros, le ofrecemos de cortesía los traslados desde y hacia el aeropuerto de Cusco
Testimonios de Hotel Boutique Casa San Blas Cusco Galería de Hotel Boutique Casa San Blas Cusco

“EL PUCHERO” Una de las delicias gastronomicas del Cusco


El Perú tiene numerosas festividades que celebrar, arraigadas en costumbres y tradiciones. En cada mes podemos apreciar que por lo menos existen dos a tres festividades interesantes de las que podemos disfrutar pobladores locales y visitantes.
Sin duda una de las festividades alegres y de fuerte identificación de sus pobladores, que se celebra en el mes de febrero, son los carnavales cusqueños. Es verdad que el Brasil es el país de la cuna de los carnavales; sin embargo en el Perú lo vivimos y celebramos de un modo particular, pero no menos intenso e interesante; en el marco de la alegría arraigada en tradiciones propias de sus pobladores expresadas en la danza, la comida, la música, etc. y otras demostraciones de expresión cultural y hasta incluso artística.
En cuanto se refiere a la gastronomía de la región del Cusco; como en muchas otras regiones del Perú; el Puchero es el plato representativo de los carnavales, elaborado con una infinidad de recetas caseras y que ha logrado vivir y trascender con el paso del tiempo hasta convertirse en uno de los platos típicos emblemáticos de las regiones andinas del Perú.
El origen del puchero se remonta a la época colonial. En España país que es de donde recogemos considerable influencia cultural; se conocía al puchero como una sopa de carnaval de agradable sabor e ingredientes regionales; que tenía cocción en una puchera u olla de cerámica de boca ancha y abombada. Dentro se introducían la carne, la lengua y el lomo del cerdo. El nombre de este plato era Puchera.

puchero

La influencia que llega hasta el Perú la convierte en un plato carnavalero de nombre “Puchero” o “Timp’o” al que se le han ido incorporado otros ingredientes. En España se utilizaba la carne de cerdo, en el Perú se le introducen las carnes de cordero y de res; además de éste infaltable ingrediente; se le han incluido frutos frescos cocidos de la estación, como los duraznos y las peras; entre otros tubérculos y menestras conocidos en el Perú como la yuca, la virraca amarilla, la moraya, el camote; verduras como la zanahoria y el repollo entre otros y particularmente la carne de res o cordero seco comúnmente llamada “cecina” o “chark’i”. Los ingredientes particulares de este plato típico han demostrado el buen gusto y la creatividad de los peruanos; convirtiéndolo en agradable, preferido y el alma de la fiesta carnavalera.
Concluida la cocción de los ingredientes, el caldo es separado de los alimentos sólidos y vertido en una olla, para luego servirlo por separado. El puchero o t’impo se sirve caliente, adornado con las hojas de la col o repollo, arroz blanco y garbanzos. Seguidamente se sirve el caldo (resultado de la cocción de los ingredientes sancochados) en un plato hondo, pudiendo disfrutarlo muy caliente, antes o después del puchero y finalmente acompañado del agradable ají picante o uchu kuta; que se unta generosamente sobre cada ingrediente.
El puchero es elaborado por lo general en las casas de las familias cusqueñas; sin embargo puede también encontrarse en los mercados locales, casi obligatorio consumirlo en los carnavales durante los días del mes de febrero. La posibilidad de encontrarlo en un mercado es más amplia que encontrarlo en un lujoso restaurante.
El puchero además es consumido durante las “Yunsadas”, representada en la fiesta de los carnavales. Es una fiesta tradicional que viven alegremente las familias cusqueñas en las zonas rurales de la región. Consiste en la danza en ronda de las familias; las mismas que bailan alrededor de un enorme árbol típico de la región, al cual se lo han colgado de sus ramas, regalos y globos de colores. Mientras los danzantes bailan, uno de ellos toma un hacha o machete y va cortando el tronco del árbol; turnando el acto con el resto de danzantes. Llega un momento en el que el árbol cae a la superficie y los danzantes eufóricos y con el alma llena de alegría se lanzan sobre las ramas del árbol para extraer los regalos. Ésta simpática forma de vivir los carnavales se llama fiesta de la “Yunsa”. Numerosas familias locales se congregan para vivirla intensamente disfrutando del agradable “puchero” o “timp’u”.
Los alegres carnavales de las diferentes regiones del Perú tienen lo suyo y en cada lugar se disfrutan de manera particular; son por ejemplo en las regiones de Ayacucho y Cajamarca los carnavales son considerados “patrimonio cultural de la nación” y “capitales del carnaval peruano”. Sin embargo otras importantes regiones del Perú como en el Cusco; los carnavales se viven igualmente con intensa alegría, arraigadas costumbres y tradiciones que hacen de ésta fiesta un evento particularmente especial para sus pobladores locales y visitantes que año a año tiene como destino éste mágico lugar.